miércoles, 5 de octubre de 2011

La boda de Loli y Manuel, improvisando.

El sábado pasado se casaron Loli y Manuel, dos novios simpáticos y generosos.

El reportaje de boda empezó como de costumbre, en casa del novio.

Manuel estaba relajado, quizás más que de costumbre. Nos enseñó el novedoso sistema ideado por Ana (Flores Lantana) para sujetar la flor del novio, padrino y el padre de la Loli, la novia.

Las alianzas de boda en la mano de Manuel


Cuando teminamos en su casa nos dirigimos a casa de Loli y, contrariamente a lo que yo esperaba, no estaba terminada de vestir..y el tiempo ya estaba algo justo.
Cuando entré en el dormitorio en contré a Loli rodeada de personas que afanaban en terminar de vestirla.

Parece que esa cremallera se resiste
 El motivo de todo ese revuelo era la cremallera, que se había enganchado. Todos intentamos ayudar a subir la cremallera. Y por extraño que parezca Loli estaba de lo más tranquila, sonriente, animada, como si ese contratiempo no fuera bastante para rruinarle el día, y por supuesto que eso no pasaría.

Mientras todos revoloteamos a su alrededor Loli se abrazaba a su madre y reía a carcajadas. Ese buen ánimo nos contagió y en lugar de centrarnos en el problema le dimos una solución.
El cariño de una madre siempre reconforta

Como el vestido tenía una interminable fila de botones, simplemente los abotonamos y nos olvidamos de la cremallera. Con tanto botón la cremallera no hacía falta para nada. De hecho nadie notó nada en aboluto.

Loli nos enseña sus zapatos mientras le abotonan el vestido




La espalda abotonada quedó perfecta

 

La situación lejos de ser un problema sirvió para crear un vínculo y un estádo de ánimo especialmente feliz y divertido.

El ramo de novia era un precioso bouquet en tonos otoñales

Loli siguió nuestro consejo y pidió un ramo de novia en colores otoñales vivos y los adornos de la iglesia y el coche de novios a juego.

En la iglesia se aprecian la flores a juego con el ramo de Loli.

También los lazos de los bancos tenían los mismos colores.

La salida de los recién casados

Los novios sonríen ya recién casados

Y para celebrar que todo había salido a pedir de boca los novios dieron saltos de alegría. Todo había salido bien, las flores, el vestido, la ceremonia, el banquete...había sido el mejor día de sus vidas.





Y fueron felices y comieron perdices.

Para el equipo de Porque te casas lo mejor fue cuando Loli y Manuel pasaron el lunes para felicitarnos por el trabajo y agradecer nuestro esfuerzo. Sólo por eso merece la pena dedicarse a esta bella profesión de hacer bodas.


Y a ti ¿cómo te gustaría que fuera tu boda?
Publicar un comentario