domingo, 15 de mayo de 2011

La celebración de tu ceremonia de boda

¿Os habéis parado a pensar sobre las condiciones que debe reunir un lugar para la perfecta celebración de  vuestra boda?

Tanto si la ceremonia de vuestra boda es civil como religiosa es importante tener en cuenta el aforo del lugar para que todos los invitados puedan veros casar.

Esto es más importante en días muy calurosos. Un lugar pequeño en un día caluroso puede hacer que nuestros amigos y familiares pasen un  mal momento durante la ceremonia.

Cada vez son más frecuentes las bodas en verano dejando de lado meses como noviembre o marzo que tienen generalmente un clima agradable.

En estos meses hay más fechas libres que en verano.
Por nuestra experiencia las bodas en verano son más pesadas para los novios y para los invitados que las que tienen lugar en primavera.

No os dejéis llevar por las modas o por otras cuestiones de menor importancia para poner la fecha de vuestra boda.

En las ceremonias al aire libre hay otro factor de suma importancia a la hora de organizar vuestra boda y de escoger el lugar de la celebración es la dirección de la luz y la ubicación de las sombras. Si no se tiene en cuenta se corre el riesgo de tener a la mitad de los invitados al sol y al resto a la sombra o, lo que es peor, tener a todos los invitados al sol mientras los novios están a la sombra.
Con esta distribución de luces y sombras, en un día soleado y una ceremonia a medio día, es totalmente imposible poder hacer fotografías decentes de la ceremonia.

Cualquier fotografía que intente registrar al mismo tiempo la zona de sol y la de sombra quedará arruinada por el excesivo contraste de ambas zonas. Un claro ejemplo de este error lo tenemos en la moda de realizar bodas en la playa a medio día. Este tipo de ceremonias es ideal en lugares en los que la luz viene tamizada por una fina capa de nubes.
Otra opción es realizar la ceremonia al atardecer, a la puesta de sol. Es una idea mucho más romántica y más fotografiable. Como norma general es importante huir del sol del medio día.

Es bueno, a la hora de organizar un evento como este, dejar la mente en blanco, olvidar lo que se supone que uno sabe como cierto y empezar desde cero cuestionándose todas las cosas.
El resultado puede sorprenderos.

Además hay que tener en cuenta las fechas en las que es más probable que llueva.

Los últimos días de agosto o primeros de septiembre siempre llueve en Valencia, por ejemplo.

Nosotros hemos tenido varias bodas en esas fechas que se estropearon por preparar una cena al aire libre sin tener en cuenta esta particularidad del clima de levante.

Pronto os ofreceremos más ideas para preparar vuestra boda.
Publicar un comentario